Archivo de la etiqueta: política

5 – Se viene el vinito patero..

Estándar

peron

Hoy me desperté con ganas de escribirle una canción..
a la incogible, a la incogible..
Que grande zambayonny, acá en el infierno es un furor.
Que reguetón ni reguetón.. Son todos negros esos hijos de puta, con Adolf los prohibimos, una vergüenza eso..

Bueno hacía días que no actualizaba mi blog, es que estuve muy ocupado con lo del vino, hace poco llegó un dealer conocido, por acá dicen que es el que se la conseguía a Hendrix, cobain, y un par mas, que por cierto parece que los muertos por sobre dosis no vienen al infierno, bueno la cuestión es que este Dealer parece que tiene unos conocidos arriba y ya levantó pedidos de mi vino patero, pisado por Bernardo.
Lee el resto de esta entrada

2 – Hells Shop!

Estándar

5

El otro dia fui al “Hells Shop ” que pusieron un par de narcos que llegaron hace poco al infierno, que hijos de puta la guita que tienen, uno se operó tanto la jeta que llegó con la cara de heidi, como lo gastamos.. zarpado el chabón..

Bueno y me encontré con un monton de cosas sobre mi, les dejo a continuacion algunas.. ojo se venden bien eh..

Lee el resto de esta entrada

Volveré y seré un Muñón!!

Estándar

Cansado de que me nombren me puse a escribir desde los infiernos, alentado por mi fiel compañero Franco, me saqué este blog, es dificil conseguir señales de internet por acá, lo tengo a Sadam que está con un consolador en la mano  haciendo la parabólica,  asi puedo ir actualizando el blog..

3

Estaba desesperado, me dijeron que la cáscara de banana al horno pega bien, ya me había fumado todo lo que me había traído la hermana de Mirta Legrand, mientras evita se enjuagaba la cotorra busqué desesperadamente algo para poder encender el puto horno, bolsillo izquierdo, mm saco una foto de hitler, que capo, demasiado linda para romperla, bolsillo derecho un consolador, confieso que me sonrojé, ese lo uso cuando estoy solo en el despacho, por fin, en el bolsillo interno del saco, un boleto de bondi que algún grasita de los que trabaja conmigo perdió en la casa rosada, me alegré de haberlo guardado, lo agarro, me parapeto detrás de la puerta del horno, lo enciendo y zás! Mejor que un porro bien picadito…

Lee el resto de esta entrada